Fundamentos de Homeopatía

La Homeopatía, rama importante de la Medicina de más de 200 años de antigüedad, fue desarrollada por el médico alemán Samuel Hahnemann que además de los estudios de medicina, los hizo también de química, siendo hombre de extraordinario saber con gran conocimiento de varias lenguas vivas y de lenguas clásicas como el latín y el griego, que le sirvieron con sus traducciones para fundamentar sus hallazgos científicos.
 
Denomina Fuerza Vital al principio inmaterial  que anima a los seres vivos. Ello supone una valoración dinámica, energética, frente a una vloración estática y material, al uso.
 
La ondulatoria nos sirve para conocer el acoplamiento de energías. La fuerza vital, el agente morboso y el remedio o medicamento homeopático son energías. La resonancia por acoplamiento entre el agente morboso y la fuerza vital causan que el individuo al que corresponde una fuerza vital, enferme. La resonancia entre el remedio homeopático y el complejo fuerza vital+agente morboso, hace desplazar de la fuerza vital al agente morboso porque el remedio homeopático es más potente y pasajero y eso lleva a la curación de forma rápida unas veces, o de manera suave y progesiva en otras.
 
Samuel  Hahneman, aunque hay antecedentes desde Hipócrates, el gran médico griego, sentó las bases de la Homeopatía como él la denominó, basada en la Ley de Similitud, por la que una sustancia debidamente diluida y dinamizada ( para evitar efectos nocivos y conseguir su poder energético )en individuos sanos, produce unos síntomas llevaderos en esos individuos sobre todo en los sensibles y después se trata al paciente real con síntomas similares, con el medicamento que los ha producido en sujetos sanos. Se produce al poner en contacto el remedio con el enfermo, la curación.
 
En la ley de similitud está esbozada la investigación homeopática como verdadera ciencia (los “proving”, en sujetos sanos, eligiendo entre una serie de individuos, los sensibles, los síntomas que se han de poner con los del enfermo para obtener su curación).
 
La curación en Medicina Homeopática se verifica  si el enfermo se cura o mejora sustancialmente siguiendo la Ley de Hering: de arriba abajo; de adentro a afuera; con remisión de los síntomas recién aparecidos y cesando en último lugar los síntomas que primero aparecieron. Si no siguen ese orden se produce una supresión que complica la evolución del enfermo, y en ese caso , no se habría administrado el similimum , sino otro que solo cubriría aspectos parciales, o bien se habría aplicado un medicamento sintomático de la Medicina  Oficial.
 

VER DIFERENCIAS ENTRE LA MEDICINA OFICIAL Y LA MEDICINA HOMEOPÁTICA